Regular lo irregulable. Así han definido algunos entusiastas de las criptomonedas en Venezuela el nuevo anuncio de la Sunacrip. El ente, a través de una providencia publicada en la Gaceta Oficial N-41.58 el 7 de febrero, estableció un marco regulatorio para controlar las transacciones de remesas en criptoactivos. Además crearán una plataforma para realizar estos movimientos.

“(La resolución) establece los requisitos y trámites para el envío y recepción de remesas en criptoactivos a personas naturales” en Venezuela, señala el artículo 1 del documento. La misma fue compartida por la Superintendencia de Criptoactivos y Actividades Conexas (Sunacrip) a través de su cuenta Twitter.

La providencia impone comisiones a los emisores de dichas remesas que van desde 0,25 euros hasta 15% del monto enviado. El valor de las criptomonedas se tomará tomando en cuenta la tasa de cambio oficial fijada por el Banco Central de Venezuela.

En la Gaceta Oficial, se fijó también el tope de 10 petros (aproximadamente unos BsS 1.945.348 a su valor actual) para la recepción de remesas. Sin embargo, “excepcionalmente” podrá autorizar hasta 50 petros.

Ya la semana pasada la Sunacrip creó el Registro Integral de Servicios en Criptoactivos (Risec) como un requerimiento obligatorio para quienes deseen participar en la criptoindistria venezolana.

Restringir la libertad

Una de las principales críticas a esta nueva reglamentación, es que restringe o regula las libertad propia de las criptomonedas. El envío de dinero se hace a través de las redes de criptomonedas y no se necesita un ente para hacerlo.

El efecto que podría tener, por ejemplo, sería la disminución del uso de las monedas digitales en Venezuela, considerando que gran parte de su utilidad se debe a la recepción de remesas.

Los activos digitales son una manera que tienen los venezolanos para hacer frente a la hiperinflación y a las constantes devaluaciones del bolívar. Además su popularidad también obedece a las pocas regulaciones que tenía la criptoindustria. Algo que parece haber cambiado con esta disposición oficial.

En un análisis del periodista económico Víctor Salmerón, explica que la causa fundamental del surgimiento del mercado de bitcoins en nuestro país es que el mismo constituye una vía para comprar divisas al margen del férreo control de cambio.

Salmerón destaca que a través de páginas web se creó un mercado donde los venezolanos compran bitcoins con bolívares y luego, mediante una de las tantas exchange que operan con criptomonedas, los venden en el exterior para obtener divisas. El tipo de cambio que resulta de estas transacciones “es muy superior a la tasa que establecen las autoridades mediante el control de cambio”, asegura.

Es por ello que la providencia de la Sunacrip encendió las alarmas dentro de la comunidad criptográfica local. Algunos usuarios de Twitter manifestaron el descontento con la medida.

“Esto es una burla y mira nada más esas comisiones. Quieren regular lo irregulable”, aseguró otra persona.

Imagen: apaitubitcoi/Morocotacoin.

Vea también: Usuarios deberán registrase en el Risec para acceder a la criptoindustria en Venezuela