En medio de la inestabilidad política y económica que atraviesan la mayoría de los países latinoamericanos, Costa Rica sobresale como una de las naciones más prósperas y tecnológicas de la región. Y como muestra de ello, se ha convertido en un lugar ideal para el crecimiento criptográfico.

De acuerdo a una análisis de The Cryptocurrency Post, el país caribeño se puede convertir en una de las potencias mundiales en la adopción de la tecnología blockchain y de la criptografía en general.

Costa Rica es uno de los pocos países del mundo que permite el pago a los trabajadores en criptomonedas. Amparados en el artículo 166 del Código de Trabajo tico, se puede pagar parte del salario con otros bienes que no sean dinero o moneda, siempre y cuando se reconozca el salario mínimo legal con dinero.

Además, el portal asegura que los negocios que aceptan pagos en criptomonedas. Citan como ejemplo a la ciudad de San Rafael de Escazú, en donde se pueden comprar vehículos con monedas digitales. También mencionan los cajeros de criptoactivos, los cuales son cada vez más comunes en las calles costarricenses. Hasta el momento hay tres de estos equipos, un cifra alta considerando que el país centroamericano tiene aproximadamente cinco millones de habitantes.

el destino ideal

Las riquezas naturales de Costa Rica también son un punto a favor para proyectos de la industria. El 90% de la energía producida en el país proviene de fuentes renovables, lo que la convierte en un destino ideal para la minería de criptomonedas.

En el análisis también hacen mención a EOS, la moneda digital y plataforma blockchain. Esta cuenta con 30 productores diferentes de bloques, y entre ellos está el país centroamericano. Y según señalan, EOS Costa Rica se comprometió a llevar a cabo ciertas acciones para promover el uso del activo digital, así como apoyar proyectos y discusiones en pro de la criptografía en el país.

El medio augura que el 2019 será un gran año para la comunidad criptografíca costarricense, con un “futuro brillante”. Y todo esto se logrará, en parte, a que tiene una de las regulaciones más favorables de la industria y un Estado que es de los más estables sostenibles y regulares del continente, más allá de los cambios de gobierno.

Hasta el 2014, Costa Rica fue el país latinoamericano con más exportación de alta tecnología, y el cuarto puesto del mundo, de acuerdo con cifras del Banco Mundial.

Imagen: Shutterstock/La República

Vea también:  Agrocoin: la criptomoneda mexicana dedicada a la marihuana legal