La Iglesia Universal de Brasil presuntamente está vinculada con las actividades de uno de los fundadores de AirBit Club en ese país, una empresa investigada por supuesto fraude sobre inversiones en criptomonedas. Así lo reveló un reportaje de The Intercept Brasil, el pasado domingo 5 de mayo.

De acuerdo con la investigación, uno de los más entusiasmados inversores de la empresa fue el joven millonario Gabriel Fonseca Reis, quien mantiene una muy cercana relación con los directivos de la Iglesia Universal del Reino de Dios.

Reis presuntamente promovía su proyecto desde 2015 entre los feligreses de la iglesia, con el apoyo de sus líderes religiosos. De hecho, solía llamar al AirBit Club de “el mayor club de inversión en criptomoedas del mundo”.

“En un vídeo grabado en 2017 , Reis explica cómo las partes interesadas pueden convertirse en inversores: depositar en cuentas bancarias o dar dinero en efectivo directamente en las manos de los líderes.”, se lee en el reportaje.

Al mismo tiempo que el joven argumentaba que su éxito se sustentaba en las inversiones en Bitcoin y otras criptomonedas, se convirtió en la imagen de la prosperidad para la Iglesia Universal, tanto en entrevistas como en congresos.

el peligro de AirBit Club

Sobre la empresa pesan varios señalamientos e investigaciones. De hecho, según aseguran en el reportaje, el Ministerio Público de Sao Paulo se encuentra investigándola.

Según señalan, AirBit Club promete a sus participantes ganar dinero con la valorización de las monedas virtuales La misión de la empresa, según el sitio, es popularizar el uso de las criptomonedas. Sin embargo, el sistema es muy parecido a las pirámides financieras.

“La empresa dice que una de las formas de ganar dinero con la inversión es con la fluctuación de los valores de las monedas, utilizando tasas de valorización y porcentaje de acuerdo con el plan de adhesión. En la práctica, sin embargo, los participantes pueden recuperar el dinero aplicado atrayendo nuevos inversores, ganando bonos por cada uno que se unan a la plataforma por su intermedio.”, explica The Intercept Brasil.

La publicación detalla que los usuarios se quejan, principalmente, de la falta de registro en Brasil, de las dificultades para el saque, de la falta de transparencia en cuanto a las tasas para recuperar el dinero invertido, la ausencia de contratos y la presión para la búsqueda de nuevas personas para integrar el club.

En Brasil no existe registro de AirBit Club ante el ente fiscal. Por consiguiente, no es posible identificar a los dueños de la empresa y/o fundadores. La investigación remite a informes que ubican la sede de la compañía en Panamá, pero no pudieron encontrar ninguna dirección física y teléfono de contacto.

Consultada sobre el caso, la Iglesia Universal declaró al medio no tener ninguna relación con Gabriel Fonseca Reis. Según explican, el joven es un religioso de los 7 millones que forman parte de su feligresía en Brasil. Reis, por su parte, declinó emitir opiniones al conocer el asunto del reportaje.

Imagen: Infobae

Vea también: Multan a iglesia evangélica en Rusia por minar bitcoin ilegalmente