La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) volvió a retrasar su decisión sobre los fondos cotizados en bolsa de bitcoin (ETF) de VanEck y SolidX, y pidió su opinión al público sobre este nuevo instrumento.

A través de un comunicado, el organismo planteó un cambio de reglas para aprobar o no la propuesta, manifestando que todavía existe demasiada incertidumbre para tomar una decisión definitiva.

Estos cambios incluyen la realización de una nueva revisión que permita determinar si la aprobación de este producto financiero es apropiada “en este momento, en vista de las cuestiones legales y políticas planteadas en la propuesta”.

D esta forma, la SEC abrió un lapso de 21 días, a partir de la inserción del nuevo documento en el Registro Federal, para la recepción de comentarios en torno a unas 14 preguntas relacionadas con la regulación y el mercado de los ETF. Además, estableció un lapso de 35 días para presentar una refutación.

Todo esto, a fin de prevenir actos fraudulentos y manipuladores, y proteger a los inversionistas. En consecuencia, los comentarios que se solicitan giran en torno a las consideraciones sobre las implicaciones de la vigilancia compartida del mercado de ETF de bitcoin, y el cálculo de los precios para el comercio OTC (Over The Counter, por sus siglas en inglés), entre otros aspectos.

La decisión sobre esta solicitud ya ha sido postergada en dos oportunidades por parte de SEC. La propuesta se presentó por primera vez el año pasado, junto a Cboe BZX, pero se retiró en enero de este año. Las compañías volvieron a presentar la propuesta más tarde, poco después de que Bitwise Asset Management presentara su propia propuesta de ETF a NYSE Arca.

Guía de inversión

La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) publicó un marco para que los inversionistas puedan determinar si una criptomoneda debe ser considerada o no un contrato de inversión y/o valor.

El “Marco para el Análisis de Activos Digitales y Contratos de Inversión” fue publicado en el portal oficial del organismo, junto al anuncio de la institución, siendo una guía y no una regla, regulación o pronunciamiento del ente.

De acuerdo con sus autores, el texto no está destinado a ser un protocolo exhaustivo o servir como consejo legal, sino como una herramienta analítica que pueda ayudar a los emisores de tokens y operadores de Initial Coin Offerings (ICOs) a determinar si lo que ofrecen debe someterse a las regulaciones de las leyes federalaes.

Imagen: Archivo

Vea también: SEC publicó guía para ayudar a inversionistas a evaluar si una criptomoneda es un valor