Perú ha efectuado más de 47 mil órdenes de compra utilizando la tecnología blockchain, desde que inició ese sistema en abril de este año, informó el portal de la agencia Andina.

Hace cerca de 4 meses la Central de Compras Públicas de ese país decidió implementar las bondades de la cadena de bloques buscando garantizar la transparencia de las transacciones, en la lucha contra la corrupción de la administración gubernamental.

Desde entonces, no se ha detenido el proceso que genera muy buenos resultados.

La cifra exacta para esta fecha es de 47,152 órdenes de compra emitidas a través de la plataforma de Catálogos Electrónicos a nivel nacional, donde los útiles de escritorio, papeles y cartones liderizan los pedidos con 23,096 órdenes emitidas.

Continúan en la lista, impresoras, consumibles, repuestos y accesorios de oficina con 13,746 adjudicaciones; computadoras de escritorio, laptop y escáneres con 3,268 contratos; y materiales e insumos de limpieza con 2,498 órdenes de compra, entre otros.

El 73% de las órdenes de compra emitidas corresponde a proveedores del interior del país, destacando Cusco con 10.4%, Arequipa con 5%, La Libertad con 4.4%,  Junín con 4.2%, Huancavelica con 3.9%, Puno con 3.8%, Apurímac con 3.7%, Ayacucho con 3.5%, Cajamarca con 3.4% y San Martín con 3%.

El Seguro Social de Salud, Essalud, es la entidad que ha emitido la mayor cantidad de órdenes de compra por Catálogos Electrónicos, registrando hasta hoy, 816 contratos.

Órdenes confiables
La tecnología blockchain permite a Perú Compras registrar cada orden de compra y sus respectivas ofertas en una red de servidores, denominados nodos, mediante la cual se asegura que la información del sistema no haya sido manipulada de ninguna forma.
La orden de compra lleva añadido un código QR (código de respuesta rápida) para facilitar su lectura y verificación desde cualquier smartphone.
Al realizar la lectura del código, se muestra el archivo original en PDF, lo cual permite verificar la autenticidad del documento, garantizando la seguridad y reduciendo cualquier posibilidad de adulteración.
Imagen: Archivo