El equipo de investigación de la Unidad de Resistencia a las Amenazas (TRU) de Armor, estudió los mercado en la deep web, o el lado más oscuro y profundo de Internet, y descubrió una nueva posibilidad de pagarle a un vendedor US$ 800 en bitcoin para recibir US$ 10,000 en una cuenta bancaria, a través de Western Union, PayPal o similar.

Según el Black Market Report, la cantidad de mercados negros en los que se pueden comprar datos financieros e información personal está floreciendo. Y como cualquier negocio exitoso, los ciberdelincuentes deben continuar renovando sus productos y servicios para atraer a más usuarios.

El equipo de investigación analizó datos de doce mercados negros, teniendo en cuenta los precios de los artículos básicos populares, como las credenciales de cuentas bancarias, los números de tarjetas de crédito , los paquetes de identidad completos y los servicios DDoS y spam.

Además de estos servicios “clásicos”, el equipo de investigación de TRU descubrió una nueva oferta interesante que permite al comprador pagar US$ 800 en bitcoins para recibir la transferencia de US$ 10.000 a una cuenta bancaria, PayPal, Western Union o cualquier otro soporte digital.

Este nuevo servicio es muy atractivo tanto para un comprador como, sobre todo, para un vendedor. De hecho, reduce aún más el riesgo del vendedor ya que nunca toma posesión de los fondos robados.

En cambio, el comprador ya no tendrá el problema de monetizar la cuenta bancaria en línea o las credenciales de la tarjeta de crédito, porque el riesgo de acceder a una cuenta comprometida es mucho menor que el simple cobro de efectivo.

Este estudio de Armor demuestra que los instrumentos de pago tradicionales son fácilmente pirateables y, por lo tanto, no son seguros cuando se usan en Internet. En contraste, bitcoin es la infraestructura de pago más segura jamás creada. En 10 años desde su creación, el libro mayor de BTC nunca se ha modificado, mientras se ataca todos los días.

Imagen: Archivo

Vea también: Ciberpolicía francesa clausuró red de bots de criptomoninería que afectó a computadoras en 100 países