La Administración Tributaria Nacional de Irán (INTA) anunció que los criptomineros recibirán una exención de impuestos, si regresan al país las ganancias que han tenido en el extranjero.

Según informó el diario local Financial Tribune, los exportadores de petróleo reciben una exención de impuestos similar, por lo que esto muestra cuán dispuesto está el Gobierno islámico a transformar la minería de criptomonedas en una industria legítima.

De acuerdo con las regulaciones de INTA, la criptominería es un negocio imponible, como otras actividades industriales, y debe cumplir con los requisitos del Banco Central de Irán para repatriar sus ganancias en el extranjero.

Las regulaciones fiscales especiales con respecto a la ubicación de las unidades industriales y su distancia de las principales ciudades no se aplican a las unidades de minería criptográfica.

¿Es buena la propuesta?

Aunque la propuesta puede sonar atractiva, los criptomineros iraníes podrían estar considerando si realmente vale la pena la exención de impuestos, considerando la tasa de inflación del 42% que azota al país.

Los encargados a esta actividad en la nación islámica creen que el gobierno sobreestima la rentabilidad de la minería. Según fuentes regionales, casi 70 u 80% de los ingresos se destinan al proceso minero en forma de electricidad, refrigeración y mantenimiento, destacó el portal Cryptobranch.

Irán es conocido por sus bajas tarifas de electricidad. Un kilovatio-hora (KWh) cuesta cinco centavos, mientras que en Estados Unidos vale 12 centavos. El Gobierno introdujo nuevas tarifas de electricidad para los mineros dada la cantidad que deben consumir.

Los esfuerzos para legitimar la industria están demostrando ser fructíferos a pesar de la disparidad de información entre las diversas autoridades del mercado financiero del territorio. Con el apoyo del gobierno, también es posible que los criptomineros iraníes puedan mantener sus operaciones durante los períodos de baja rentabilidad de dicha actividad.

Imagen: Shutterstock

Vea también: China, Rusia, Irán y Venezuela van ganando a EEUU en la carrera criptográfica