Estados Unidos impuso nuevas sanciones a Cuba, restringiendo aún más las transacciones bancarias, las remesas destinadas a la isla y el acceso a divisas.

Así lo informa un comunicado emanado del Departamento del Tesoro de ese país, agregando que los cambios anunciados entrarán en vigencia el 9 de octubre de 2019.

Señala el escrito que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro enmendó el Reglamento de Control de Activos Cubanos (CACR) para implementar aún más el Memorando Presidencial de Seguridad Nacional (NSPM) del Presidente Trump de junio de 2017, sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba.

Específicamente los cambios modifican ciertas autorizaciones relacionadas con la provisión de remesas al país caribeño y eliminan la autorización para transacciones financieras específicas conocidas como transacciones de “giro en U.

El Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, señaló: “Estamos tomando medidas adicionales para aislar financieramente al régimen cubano. Estados Unidos responsabiliza al régimen cubano por su opresión del pueblo cubano y el apoyo de otras dictaduras en toda la región, como el régimen ilegítimo de Maduro”.

En tal sentido agregó que “A través de estas enmiendas regulatorias, el Tesoro está negando a Cuba el acceso a la moneda fuerte, y estamos frenando el mal comportamiento del gobierno cubano mientras continuamos apoyando al pueblo que sufre”.

Remesas

Las nuevas sanciones imponen medidas más severas para el envío de remesas y transacciones bancarias, como el límite de 1.000 dólares estadounidenses por trimestre en el envío de remesas familiares a un ciudadano cubano.

También prohíbe el envío de remesas a familiares cercanos de funcionarios cubanos y miembros del Partido Comunista de la isla, así como elimina la autorización para remesas donativas, agregando una cláusula que autoriza tales remesas en caso de que incentive el crecimiento del sector privado cubano independiente del control gubernamental.

Operaciones bancarias

Por otra parte, se impusieron restricciones alas transacciones U-turn (conocidas como operaciones de vuelta en U), que consisten en transferencias de fondos llevadas a cabo a través de un banco de EE.UU., pero que no se originan ni tienen como destino este país, y en las que ni el emisor ni el receptor están sujetos a la jurisdicción norteamericana.

Washington ahora pone fin a un permiso previo que autorizaba estos movimientos, a fin de que las instituciones bancarias estadounidenses puedan rechazar esas transacciones.

De acuerdo al comunicado del departamento del Tesoro, estas acciones “marcan un compromiso continuo para implementar la política del Presidente sobre Cuba”, ya que anteriormente, en junio de este mismo año, OFAC restringió aún más los viajes no familiares a Cuba al eliminar una autorización para viajes educativos grupales de persona a persona, de conformidad con un anuncio de política exterior del 17 de abril de 2019.

Recientemente también entró en vigencia la totalidad de la ley Helms-Burton, que permite que ciudadanos que hayan visto sus tierras expropiadas durante la revolución cubana, realicen demandas en la Justicia estadounidense.

Las nuevas sanciones se producen casi al mismo tiempo que el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, calificó como una “violación del derecho internacional” las sanciones marítimas impuestas por EE.UU. contra Irán.

Imagen: El país

Vea también: Suspenden servicio de alojamiento web a plataforma de PetroShop por sanciones de EEUU