El Servicio de Administración Tributaria de México (SAT) informó que a partir del 9 de septiembre, el intercambio de activos virtuales será considerado una actividad vulnerable en materia de lavado de dinero.

Según publicó El economista, la nueva disposición está sustentada en el artículo 17 de la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, mejor conocida como Ley Antilavado.

Margarita Ríos-Farjat, autoridad fiscal del ente gubernamental mexicano, definió a los activos virtuales como “unidades de valor registradas electrónicamente como medio de pago y cuya transferencia únicamente puede llevarse a cabo a través de medios electrónicos. Su mayor referente son las criptomonedas”.

El SAT tiene identificadas diversas actividades vulnerables que pueden ser consultadas en su portal, como desarrollos inmobiliarios; juegos y sorteos; cheques de viajero; inmuebles; metales y joyas; obras de arte; vehículos; donativos; arrendamiento de inmuebles; tarjetas de servicio y crédito, entre otras.

Las actividades vulnerables son las más propensas, según la ley, a ser usadas para lavar dinero, por lo que deben registrarse con la finalidad de presentar avisos antilavado. Si el contribuyente no aporta las alertas. puede recibir sanciones.

El Banco de México (Banxico) es el encargado de regular los activos digitales, sin embargo, a falta de esta regulación, al SAT corresponde la supervisión en torno a la Ley de Prevención del Lavado de Dinero.

Nuevos controles

Desde el 9 de septiembre el órgano recaudador revisará los intercambios que se efectúen a través de plataformas electrónicas, digitales o similares, donde se compre o vendan los activos, al igual que aquellas que ofrezcan medios para custodiar, almacenar o transferirlos.

Serán considerados sujetos obligados por esta actividad, las personas distintas a entidades financieras que provean de plataformas para realizar el intercambio de las criptomonedas.

También entrarán a esa categoría las plataformas facilitadoras de wallets y sitios de compraventa de monedas virtuales, como las casas de venta de criptomonedas y cajeros de estos activos, entre otros.

Adicionalmente al registro, los usuarios y operadores de cripto tendrán que identificar a clientes y usuarios que usen la plataforma y, si es el caso, solicitar la información del dueño beneficiario.

Imagen: Meganoticias

Vea también: Banco Central de México abre consulta para regular las criptomonedas