El Ministro de Asistencia al Presidente de las Islas Marshall, David Paul, anunció el próximo lanzamiento de su moneda soberana basada en blockchain, denominada “soberano mariscal” (SOV), que se utilizará paralela al dolar estadounidense.

La información fue suministrada mediante un ensayo del pasado 4 de septiembre, agregando que SOV tendrá una tasa fija de crecimiento anual de la oferta del cuatro por ciento.

Las Islas Marshall son una República independiente desde 1979, y hasta ahora utiliza el dólar americano como dinero oficial.

En el 2018 se aprobó una Ley de Moneda Soberana que desde el inicio mostraba la intención de de lanzar SOV en la búsqueda de lograr la independencia monetaria.

Explicó el ministro Paul, que decidieron sin duda alguna que la moneda se basara en la tecnología blockchain debido a las ventajas que ofrece, especialmente porque además de ser muy seguras, también son rápidas, simples y baratas.

“Basándonos en la moneda fiduciaria tradicional, continuó, sólo tenemos vínculos frágiles con el mundo de las finanzas internacionales, y el cumplimiento es extremadamente intensivo en recursos. Muchos de nuestros ciudadanos envían o reciben dinero utilizando los servicios de remesas, pagando tarifas de hasta el 10% por transacción. ¡Incluso cosas simples como adquirir e instalar cajeros automáticos se complican cuando estás en el medio del Océano Pacífico!”

Sencillez y seguridad

El funcionario agregó que “La tecnología blockchain se replica en una red descentralizada y a pesar de su complejidad matemática y técnica, blockchain es prácticamente muy simple. La única infraestructura necesaria para una moneda digital basada en blockchain es la red misma. No necesitamos crear un banco central y administrar la impresión y el procesamiento del papel moneda”.

También señaló que se ha creado una oferta monetaria fija con un crecimiento fijo porque las monedas fiduciarias pueden ser notablemente inestables, señalando el ejemplo del peso argentino que recientemente cayó un 15% en un solo día y el de la moneda venezolana, expresando que no funciona en absoluto.

“Nuestra oferta de dinero crecerá a un 4% sostenible cada año, siguiendo la regla k% de Milton Friedman. El nuevo SOV se distribuirá automáticamente a los titulares de divisas y las entidades descentralizadas que aseguran la red. Esto significa que en el gobierno no podemos modificar la oferta monetaria, y no podemos manipular el valor de nuestra moneda imprimiendo más dinero”, acotó Paul.

El ministro dijo que la moneda debe ser internacionalmente aceptada, ya que siendo digital basada en blockchain, permitirá automatizar gran parte de acciones y asumir un papel proactivo en el escenario mundial.

Monitoreo

El ministro David Paul expresó que cada individuo que use SOV debe ser identificado por un verificador aprobado de su elección, como un banco o una bolsa, evitando así lagunas de secreto y anonimato explotadas por criminales y terroristas.

“Sin embargo, añadió, es crucial que los usuarios individuales tengan una expectativa razonable de privacidad, específicamente, la capacidad de elegir cuándo divulgar su información, qué compartir exactamente y con quién, y estamos comprometidos a proporcionar esta privacidad con SOV”.

Sostuvo además que trabajan con organismos reguladores internacionales para garantizar que SOV cumpla con todos los requisitos de cumplimiento y pueda integrarse completamente en el ecosistema financiero internacional.

Poco antes de finalizar 2018, Hilda Heine, presidenta de las Islas Marshall, había expresado optimismo sobre el potencial de blockchain para crear un nuevo momento histórico para el pueblo mariscal y, una vez más, manifestar su libertad nacional.

El comentario de Heine se hizo después de que la ambición de criptomonedas de la nación recibió un voto de desconfianza, pero se enfrentó a la oposición del Parlamento local y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Imagen: Cryptomagazine

Vea también: FMI advierte sobre creación de criptomoneda nacional en Islas Marshall