Stack of Bitcoin coins on Hong Kong flag. Situation of Bitcoin and other cryptocurrencies in Hong Kong concept. 3D Rendering

La Comisión de Valores y Futuros (SFC) de Hong Kong emitió este jueves una declaración que propone estándares regulatorios para los criptoactivos. La institución busca preservar la estabilidad financiera en el territorio para “proteger a los inversionistas”.

En un comunicado oficial, la SFC explicó que el nuevo marco legal se plantea abordar “riesgos significativos”. Los mismos están asociados a la creciente utilización de activos virtuales a través de fondos y operadores de plataformas de comercio sin licencia en Hong Kong.

La propuesta señala que solo inversionistas profesionales podrán manejar portafolios de criptomonedas en este territorio. Los fondos que ingresen al mercado de los criptoactivos permanecerán bajo la revisión de autoridades.

La SFC solo regula los criptoactivos que estén dentro de la clasificación de “valores” o como “contratos a futuros”. Por lo tanto, las empresas que administran fondos que solo invierten en activos virtuales que no entren en ese rango, requerirán una licencia para la actividad regulada de Tipo 1 (operaciones con valores) y estarán sujetas a la supervisión de SFC a través de la imposición de condiciones de licencia.

Si bien Hong Kong es oficialmente una región administrativa especial de China, el sector de la economía digital no se manejan de la misma manera. En el resto del gigante asiático existe una restricción sobre la comercialización de las criptomonedas y las Ofertas Iniciales de Moneda (ICO).

“Las medidas permiten regular la administración o distribución de los fondos de activos virtuales, de una forma u otra, para que los intereses de los inversionistas estén protegidos a nivel de la administración de los fondos y a nivel de su distribución, o ambos”, aseguró Ashley Alder, director ejecutivo de la Comisión, al medio británico Financial Times.

Principales riesgos

Los activos virtuales generalmente no están respaldados por activos físicos o garantizados por el gobierno, por lo que no tienen valor intrínseco. Además, al no contar con una red informática segura, las operaciones financieras quedan expuestas. La piratería y apropiación de activos son las principales amenazas y podrían equivaler a millones de dólares.

Según la declaración, este mercado de las criptomonedas no opera bajo un conjunto de reglas reconocidas y transparentes. El anonimato, las actividades criminales como lavado de dinero, financiamiento al terrorismo o fraude, son las consecuencias que la SFC pretende evitar para los inversionistas.

Sobre este último aspecto, el comunicado afirma que “es posible que los operadores de la plataforma de negociación de activos virtuales o los gestores de cartera no hayan realizado una diligencia debida del producto suficiente antes de permitir que un activo virtual se negocie en sus plataformas o invertir en un activo virtual para sus carteras. Como resultado, los inversores pueden ser víctimas de fraude y perder sus inversiones”.

En “veremos”

La posibilidad de no aplicar ninguna regulación a este sector dependerá de la tecnología usada para operar. En ese sentido, la SFC aclaró que “Es posible que, debido a las características inherentes de la tecnología o a los modelos de negocios de los operadores, se concluya que los riesgos involucrados no pueden ser manejados adecuadamente según los estándares que se esperaría, y que la protección de los inversores todavía no puede garantizarse”.

Raúl A. Castillo Garbán
Fotografía: stock.adobe.com
Lea también: Los autobuses eléctricos de China cada vez más cerca del Blockchain

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí