venezolanos cerraron granja de criptominería

Dos venezolanos cerraron la granja de criptominería, que habían establecido en Galicia, debido a lo poco rentable que se volvió dicha actividad, como consecuencia del reciente desplome del mercado criptográfico.
La nave comercial liderada por los oriundos del país caribeño, se encontraba específicamente en Vigo, donde, con algo más de medio centenar de computadores, minaban bitcoin, etherum y otras divisas digitales de menos valor, pero que dejaban algo de rentabilidad, de acuerdo con el diario local La Voz de Galicia.
Los dos venezolanos, cuyas identidades no se precisan en el artículo, aprovecharon el impulso de la burbuja que disparó las cotizaciones del criptomercado durante el año pasado. Sin embargo, desde en enero este comercio ha visto desplomar sus valores.
Esto, aunado al aumento del costo de la energía durante la época decembrina, terminó por llevar a estos ciudadanos a emigrar a Madrid. No sin antes embalar medio centenar de máquinas y repatriarlos a su país de origen, donde aprovecharán que los cargos eléctricos son inferiores a los de la comunidad española.
La minería, es la base que certifica las transacciones electrónicas basadas en criptomonedas, y requiere mantener conectados a decenas de computadoras en línea que se dedican exclusivamente a hacer cálculos y resolver acertijos matemáticos. Esta actividad informática conlleva un alto costo de electricidad.
Hace unos años, un minero podía recibir ganancias de más de 300 dólares por bitcoin. Mientras que a finales del 2017 la cotización llegó a ser de casi US$ 20.000, lo que ocasionó una ploriferación de este oficio.
No obstante, el incesante desplome del bitcoin, hoy apenas por encima de los US$ 3.500, hace peligrar la rentabilidad de esta actividad informática, porque requiere decenas de ordenadores conectados en red y dedicados exclusivamente a hacer cálculos de algoritmos, lo que genera facturas de electricidad de 4.000 a 6.000 dólares al mes.
En Ourense, otros dos jóvenes que se dedicaban a la criptominería, pero de forma más discreta, también vieron cómo el negocio perdió rentabilidad, hasta llevarlos al cierre.
Estos reportes se unen a lo ocurrido en China, donde las últimas caídas del valor del bitcoin y otras divisas digitales provocaron que grandes centros de minería comenzaran a desconectar cientos de máquinas especializadas, para recortar el gasto energético e intentar llegar así a un equilibrio de costes y beneficios, muy difícil de alcanzar en la actualidad. El gigante asiático era de los pocos lugares en el mundo en los que el bajo costo de la electricidad permitía seguir realizando esta actividad con beneficios.

Menos mineros, menos dificultad

No obstante, la disminución de la dificultad para el minado de bitcoin la convirtió en una actividad mucho más rentable, tras la desconexión de muchos centros mineros, por la caída de los precios del criptomercado durante el pasado noviembre.
La tasa de hash minera y la complejidad para producir BTC aumentaron de la mano dela tendencia bajista del comercio encriptado. Sin embargo, datos del portal Blockchain muestran que ambas cayeron 15% para la red del principal criptoactivo.
Este fenómeno se da porque a medida que los mineros se desconectan, no hay suficiente poder de hash para resolver el algoritmo requerido para extraer un nuevo bloque de transacción. Lo que lleva a que el nivel de complejidad se adapte a la tasa de hash reducida de la red.
Imagen: PixaBay
Vea también: Ahora es menos difícil minar bitcoin y mucho más rentable

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí