El banco central de Venezuela que posee Bitcoin es lo suficientemente loco como para funcionar
El banco central de Venezuela que posee Bitcoin es lo suficientemente loco como para funcionar

El gobierno de Venezuela no puede pagar sus facturas en forma fiduciaria, pero según los informes tiene un alijo secreto de Bitcoin y Ethereum. Podría funcionar. ¿Pero es legal?

Los sueños de Venezuela de convertirse en una nación pro cripto son evidentes y se extienden más allá del Petro, la criptomoneda respaldada por el Estado.

Ayer, Bloomberg informó que el Banco Central de Venezuela podría tener una cantidad no revelada de Bitcoin (BTC) y Ether (ETH) como parte de sus reservas internacionales.

Bloomberg reportó que según fuentes confidenciales, la compañía petrolera nacional del país (y fuente principal de ingresos), Petróleos de Venezuela, está explorando formas de enviar BTC y ETH al Banco Central para que de esta manera el Estado pueda honrar las obligaciones monetarias que tiene con proveedores internacionales.

Es una idea lo suficientemente loca como para funcionar.

Como cuestión práctica, a diferencia del Petro propuesto por el presidente Nicolás Maduro, Bitcoin tiene aceptación global, y Ethereum es la altcoin más importante del mercado. Sería relativamente fácil para cualquiera aceptar un pago realizado en cualquiera de estas dos criptomonedas e inmediatamente convertirlo a moneda fiduciaria.

Además, Venezuela tiene la electricidad más barata del mundo, así como uno de los generadores hidroeléctricos más potentes de América Latina. Es razonable, entonces, pensar que el gobierno de Maduro podría tener granjas de minería de Bitcoin y Ethereum en el país, a pesar de las deficiencias en la red energética del país.

Por otro lado, usar Bitcoin y Ethereum para facilitar los intercambios internacionales no sería tan fácil. Para convertir esos tokens a fiat, cualquiera que esté dispuesto a comerciar con Venezuela tendría que cumplir con las políticas de KYC establecidas por cualquier exchange o proveedor de servicios de intercambio OTC que, en muchos casos, están sujetas a las leyes de los Estados Unidos o de países influenciados por las políticas norteamericanas.

Esto sería un problema para el gobierno de Maduro, considerando las sanciones unilaterales que Venezuela enfrenta actualmente.

Si Venezuela tiene Bitcoin (BTC), Ether (ETH) o cualquier otra criptomoneda, el gobierno está obligado a revelar esa información a la Asamblea Nacional (o la Asamblea Nacional Constituyente) en su acto de memoria y cuenta, por lo que el público no recibirá una respuesta oficial al menos hast enero de 2020. Hasta entonces, es facil concluir que el gobierno venezolano mantendrá sus operaciones con la mayor confidencialidad posible, para evitar posibles contramedidas por parte de países contrarios a sus políticas.

¿Qué dice la ley venezolana al respecto?

Además de utilizar el cripto como medio de pago, Bloomberg informó que «el personal también está estudiando propuestas que permitirían que las criptomonedas se contabilizaran como parte de las reservas internacionales, ahora cerca de su nivel más bajo de los últimos tres decenios, con 7.900 millones de dólares». Esto significa que, aparentemente, el país está utilizando Bitcoin como reserva de valor.

Esto, también, es posible desde el punto de vista técnico y jurídico, gracias a los recientes cambios normativos que se han producido en el país. Expertos legales venezolanos dijeron a Decrypt que el país ha estado trabajando durante algun tiempo para establecer un marco regulatorio que contemplara este tipo de escenario.

«Eso es perfectamente posible y ya está legalmente blindado por el Decreto Constituyente del 9 de abril de 2018», dijo a Decrypt Ernesto Portillo, abogado venezolano y cofundador de CriptoJuris Venezuela. «El artículo 9 de ese decreto estipula que el gobierno venezolano promoverá y podrá establecer criptomonedas como instrumento de pago.»

El paso que falta, según Portillo, es establecer los acuerdos en los contratos aplicables entre ambas partes. Las criptomonedas, dijo, actualmente cumplen las mismas funciones que el dinero: sirven como almacén de valor, unidad de cuenta y un método de pago.

Sin embargo, Bitcoin no es inflacionario, por lo que no es posible que el Banco Central de Venezuela manipule su oferta o establezca un valor arbitrario por decreto, razón por la cual el gobierno venezolano aún necesita una moneda fiduciaria.

La innovación viene de la Necesidad

Durante los últimos meses, el gobierno de Maduro ha acelerado un plan para impulsar la adopción del criptomoendas en todo el país, habilitando lo que podría ser un módulo de transferencia de petro a fiat en el principal banco del país (Banco de Venezuela), y dejando abierta la posibilidad de que los usuarios puedan enlazar wallets de otras criptocurrencias en un futuro.

Poseer BTC y ETH como parte de las reservas nacionales también podría ser una forma de tener un sistema en el que esas criptos sean aceptadas nacionalmente. Un usuario podía hacer un pago a una billetera vinculada a un banco, y desde allí el destinatario podía cambiarla fácilmente por bolívares, o guardar esos bitcoins en la billetera como si se tratara de una cuenta de ahorros.

Sin una proclamación oficial del gobierno, solo podemos especular. Todavía no podemos estar seguros de que el gobierno de Venezuela tenga Bitcoin y Ether en sus reservas. Pero, basado en el estado actual de la economía del país y la rápida depreciación del bolívar, tener parte de sus reservas en criptomonedas podría ser una ventaja.

Artículo escrito por: José Antonio Lanz

Vea la versión original en Decrypt 

Imagen: Finanzas PLMO

Vea también: Un Banco Central de criptoactivos en la nueva Constitución de Venezuela

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí