Regresó la estafa

La imagen pública de los famosos es uno de los «ganchos» utilizados por los ciberdelincuentes para efectuar estafas de celebridades con bitcoins y otras criptomonedas.

Las operaciones consisten en utilizar los sitios web de confianza para publicar respaldos falsos de celebridades donde éstas avalan un esquema de inversión de la criptomoneda.

Es un modus operandi muy frecuente en internet porque ha dado efectivos resultados. Algunos casos recientes han reportado pérdidas por hasta £ 200,000, a través del uso de enlaces de redes sociales y mensajería, como AOL, MSN, Yahoo y Facebook.

Incluso muchos anuncios son diseñados de manera bastante convincente para que parezcan páginas de los sitios web confiables de la BBC o Mirror.

Los conocidos animadores de programas Simon Cowell y Holly Willoughby, se encuentran entre los famosos reportados como víctimas de los estafadores, así como Deborah Meaden y Peter Jones del reality show Dragon’s Den, el ex concursante de Love Island, Charlie Brake y el presentador Ant McPartlin.

También los empresarios multimillonarios Lord Sugar, Sir Philip Green y Sir James Dyson, se vieron involucrados en casos de fraudes por criptomonedas, tan sólo porque los delincuentes los escogieron por su fama y reputación, mediante esquemas organizados del delito.

El denominador común es que ninguna de las celebridades es responsable del fraude, siendo ellas otras víctimas más del embaucador, y algunos casos siguen en vigencia hasta varios años después de haber aparecido por primera vez.

Algunas recomendaciones

Los usuarios de redes sociales como Facebook, Telegram, Twitter y otras, deben tomar en cuenta que a veces hay grupos o personas que se hacen pasar por figuras notables en el espacio criptográfico como Vitalik Buterin o Andreas Antonopoulos, que ofrecen regalos. Si usted lee «envíe 1 ETH a esta dirección y reciba la cantidad X de vuelta», eso es una estafa segura, porque nadie regala dinero gratis.

Si suena demasiado bueno para ser verdad, lo más probable es que no lo sea, siempre sospeche de cualquier proyecto que ofrezca altos rendimientos de su inversión.

Cuando se le pide que invite a otros usuarios, puede ser una clara señal de que se trate de un esquema Ponzi, con algunas excepciones.

Las contraseñas, claves privadas o frases de seguridad no se comparten, si alguna persona, proyecto o ICO se las solicita, es una estafa.

Sea prevenido con grupos o individuos cuya reputación esté en entredicho o hayan sido señalados de algún fraude con anterioridad.

Siempre se debe estar atentos a las URL de los sitios web y escribir las legítimas nosotros mismos, aunque la que aparezca se vea igual.

¿Lo más importante? El sentido común. Jeff Schmidt, CEO de la firma consultora de seguridad JAS Global Advisors, asegura: «En cualquier sistema donde los humanos desempeñan un papel integral, las vulnerabilidades debidas a la naturaleza humana penetrarán”. En cuanto a dichas vulnerabilidades, nosotros mismos somos los únicos que podemos combatirlas con educación.

Vea también

Víctima de estafa timó al ladrón y donó su ganancia a Bitcoin Venezuela

Criptoestafadores piden bitcoin en nombre de la reina, para salvar economía británica tras Brexit

Regresó la estafa «revolución de bitcoin» esta vez usando al multimillonario Lim Oon Juin

Actriz del Titanic quiere «hundir» a estafadores que usaban su imagen para promover criptofraude

Cocreador del popular vídeojuego League of Legends cayó en una millonaria criptoestafa

Desaparece CEO de una exchange y sus clientes temen que todo haya sido una estafa

Para evitar estafas cuide sus datos y aléjese de «promesas millonarias»

Proyecto anunciado como «bifurcación» de libra ya está ligado a controversia por estafa

Binance deslista 30 pares comerciales en medio de acusaciones por estafa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí