Nobel de economía: en EE.UU. las personas no migran sólo por necesidad de empleo

Los objetivos, la pertenencia y la dignidad de la gente, son características que forman un punto ciego en la economía que a menudo los especialistas olvidan a la hora de hacer sus modelos.

Así lo sostiene Esther Duflo, profesora de economía del desarrollo y disminución de la pobreza en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT),y también ganadora del premio Nobel de economía junto a su esposo, Abhijit Banerjee y Michael Kremer, por su «enfoque experimental para aliviar la pobreza global», informó BBC.

Duflo señala que los economistas suelen asumir que las personas responden de manera contundente a los incentivos financieros, estando dispuestas a movilizarse a cualquier costo y distancia por esa motivación de ingreso de dinero.

Explicó que la economía convencional sostiene que «si estás trabajando en una fábrica de ropa en una pequeña ciudad de Estados Unidos y ese trabajo desaparece debido a la competencia de China, empacarás, te mudarás a kilómetros de distancia y tomarás un trabajo vendiendo ropa nueva en una tienda».

Sin embargo, aclara que en la realidad, las cosas son diferentes, mostrando una tendencia a considerar primero los valores personales para la toma de decisiones.

Hablan las estadísticas

Un estudio realizado por el equipo de Duflo y Banerjee entre 10.000 estadounidenses arrojó que el 62% de los encuestados piensa que los desempleados deberían mudarse si es necesario para encontrar trabajo, incluso aunque el nuevo puesto esté a 300 kilómetros de distancia.

Pero al consultarles a ellos mismos si se mudarían para empezar un nuevo reto laboral, sólo el 52% respondió que sí, y de los desempleados, sólo un tercio contestó que estarían dispuestos a cambiar su lugar de residencia.

La economista concluye que en realidad pocos se mudan para buscar empleo, al menos en EE.UU., jugando un papel importante los costos de mudanza o altos costos de vida que cambien los parámetros con respecto al ingreso.

Más cifras

En 2018 disminuyó a la mitad la cifra de 20% de estadounidenses que se habían mudado de casa en los 12 meses anteriores en 1985.

Por otro lado, Duflo indica que un estudio de la Reserva Federal de Nueva York muestra que aproximadamente la mitad de los estadounidenses siguen apegados al lugar donde crecieron, siendo «desproporcionadamente blanco, mayor, casado y vive en zonas rurales».

«Cuando llegan malas noticias en forma de una mayor competencia desde el exterior, en lugar de aceptarlo y recolocar los recursos para darles el mejor uso posible, hay una tendencia a mirar hacia otro lado y esperar que el problema desaparezca por sí solo», escriben los profesores Duflo y Banerjee.

«Los trabajadores son despedidos, los jubilados no son reemplazados y los salarios comienzan a descender. Los dueños de negocios ven menguar sus ganancias, los préstamos se renegocian, se hace de todo para preservar lo más posible el statu quo», agregaron.

Impuestos «justos»

Con relación a los impuestos, Duflo dice que gravar más a los ricos no necesariamente generará ingresos adicionales. «Por ejemplo, si los impuestos sobre las personas que ganan más de US$500.000 al año son muy altos, en primer lugar las compañías no sentirán la necesidad de pagarles esos salarios tan altos, porque de todos modos simplemente irían a las arcas del Tesoro», acotó.

No obstante, refiere que recortar impuestos tampoco es la respuesta. Los profesores Duflo y Banerjee citan en su libro, un ejemplo de EE.UU. cuando los líderes republicanos en Kansas aprobaron profundos recortes de impuestos en 2012 con la esperanza de que esto impulsara la economía, pero que obtuvo un resultado contrario, y el estado se quedó sin dinero para pagar los servicios públicos y los funcionarios se vieron obligados a reducir la semana escolar a solo cuatro días.

Duflo expresa que las tasas impositivas más altas deben ir acompañadas de mejores servicios o ayuda específica para quienes más lo necesitan. «Los encargados de formular políticas deben analizar las que ayudarán a la persona que ha perdido su trabajo en una fábrica porque fueron reemplazados por robots o porque el artículo ahora se fabrica en China«, afirma.

«A menos que tengamos una respuesta exitosa a esta cuestión, simplemente cobrar impuestos a los ricos no va a ayudar porque no hará que quienes perdieron su trabajo estén menos enfadados», puntualizó.

Imagen: Pixabay

Vea también

Presidente de la FED: estudiamos «cuidadosamente el costo-beneficio de una moneda digital propia»

Thank you Mr. Trump! Predicciones económicas para el segundo semestre del 2019

Argentinos podrían refugiarse en bitcoin ante nuevas restricciones de capitales

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí