Todo lo que debes saber de las billeteras digitales

Uno de los objetivos de bitcoin, o cualquier otra criptomoneda, consiste en conceder identidades virtuales a entidades del mundo real. A través de estas identidades, podemos autentificar fácilmente la propiedad de nuestros activos y realizar transacciones en monedas digitales. Nuestra llave privada es lo que desbloquea una identidad virtual y es lo que da acceso a una dirección digital como usuarios individuales.

Sin embargo, ¿cómo podemos proteger realmente nuestras claves privadas? Esto es crucial para aseguramos de que no somos susceptibles a un robo de nuestras identidades y activos digitales.

Aquí es donde entran las billeteras digitales, las mismas que tienen por función mantener un registro de nuestra identidad. A diferencia de cómo usamos nuestras billeteras de bolsillo para guardar nuestro dinero físico, nuestras billeteras digitales no nos permiten almacenar criptomonedas; son simplemente un mecanismo para almacenar y acceder a nuestras claves privadas que nos permiten realizar transacciones con nuestras monedas digitales.

La mayoría de los programas de software para billeteras digitales almacenan, envían, reciben y listan las transacciones de nuestras divisas digitales por nosotros, ya que para un software esto es muy fácil. Sería inviable llevar un registro manual de toda la actividad de la cadena de bloques que nos involucra. Debido a que las criptomonedas no existen de forma física, las billeteras digitales almacenarán toda la información de nuestras transacciones en la blockchain por nosotros.

Algunas criptomonedas ofrecen sus propias billeteras oficiales, mientras que otras aplicaciones nos permiten almacenar múltiples monedas dentro de la misma billetera.

¿Cómo funcionan las billeteras digitales?

En lugar de tener monedas físicas, una billetera criptográfica es electrónica e incluye una llave pública y privada:

Llave pública. Esta es una secuencia larga de letras y números que forman la dirección electrónica de nuestra billetera. Con esto, podemos enviar dinero a nuestra billetera. Es similar a un número de cuenta bancaria, la que utilizamos para enviar dinero a una cuenta en particular.

Llave privada. Esta se utiliza para acceder a los fondos almacenados en la billetera digital para administrarlos. Al igual que un PIN o clave de seguridad, tendremos que mantener nuestra llave privada en secreto y siempre a buen resguardo. Hay que considerar que no todas las billeteras nos brindan la propiedad exclusiva de una llave privada, lo que significa que no tendremos control total sobre nuestros activos digitales.

Con esto, vamos a distinguir dos categorías principales: las hot wallets y las cold wallets. En términos simples: Las billeteras “calientes” se encuentra conectadas a Internet y las “frías”, no.

Algunos ejemplos de hot wallets son aplicaciones para teléfonos inteligentes, como Mycelium  Edge, y billeteras web en línea, como las que están alojadas en Blockchain.info y Coinbase.com. Por otro lado, el almacenamiento de nuestra información y transacciones en “frío”, nunca tocan Internet. Por ejemplo, podemos destacar tres tipos de estas billeteras: paper wallets o billeteras de papel, hardware wallets o billeteras físicas, y las brain wallets o billeteras inteligentes.

Vamos a ver un poco más a detalle cada una de éstas.

Las paper wallets son literalmente pedazos de papel con su clave privada impresa en ellas. Podemos generar este tipo de billeteras en sitios web como Bitcoinpaperwallet.com o Bitaddress.org. Para la generación de números aleatorios con mayor seguridad, estos sitios web nos solicitarán algunos datos impredecibles, también llamados entropía.

También tenemos las hardware wallets como Ledger, Trezor, o Keep Key, que son dispositivos que se conectan a nuestros computadores o smartphones a través de USB u otro método físico y firman las transacciones por nosotros. La idea es que mientras nuestros computadores estén conectados a Internet, la billetera física administra nuestra llave privada y firma las transacciones en un entorno de ejecución de confianza e independiente de nuestro computador, y por supuesto, nunca se conecta a Internet.

Llegamos finalmente a las brain wallets. Imaginemos una billetera que sea tan segura que sea prácticamente imposible de hackear. Las billeteras web o conectadas a Internet pueden ser hackeadas en línea; nuestro smartphone, USB u otro dispositivo físico, pueden ser robados; o nuestra casa puede incendiarse y llevarse consigo nuestra impresión de papel con la clave.

Imaginemos una billetera inmune a todos estos desastres. Precisamente, las billeteras inteligentes son una alternativa más fácil memorizando palabras, frases clave o mnemónico. Podemos observar esta funcionalidad por ejemplo en la aplicación Jaxx Liberty.

La idea es tener un conjunto de caracteres más fácil de memorizar que nuestra clave privada. Podemos elegir una lista de 12 palabras y, luego de haberlas seleccionado, podemos aplicar una función hash (mapeo de valores aleatorios) para obtener nuestra llave privada. De esta manera, podemos contar con la seguridad de una billetera inteligente, sin tener evidencia física de nuestra llave, manteniendo todo en nuestra memoria.

Sin embargo, ¡hay una trampa! Como seres humanos no somos tan aleatorios como pensamos, así que las palabras podemos escoger para nuestra billetera inteligente, pueden ser adivinadas. Este ataque se lo denomina “ataque de diccionario”.

Los ataques de diccionario son especialmente peligrosos para aquellas personas que seleccionan las palabras de una cita famosa, un discurso, una película o libro. En general, siempre y cuando sus palabras no estén estrechamente relacionadas, es improbable (y requiere mucho esfuerzo) que alguien sea capaz de atacar nuestra billetera digital.

¿Cómo elegir y utilizar las billeteras digitales?

Hay muchos estilos de billeteras y es por eso que, como usuarios, debemos hacer nuestra propia investigación para encontrar la billetera que más nos convenga. Muchas veces tenemos que llegar a un equilibrio entre conveniencia, utilidad y seguridad.

Por ejemplo, Coinbase.com es muy fácil de usar, pero almacena nuestras claves privadas en la nube, y nunca llegamos a verlas. A algunas personas no les gusta esto porque están colocando toda su confianza en un tercero. Otros usuarios están dispuestos a cambiar esto por la conveniencia de tener sus criptomonedas rápidamente disponibles a través de un sitio web fácil de usar.

Por otro lado, las billeteras como Mycelium y Electrum no poseen las llaves privadas de nadie en la nube. Cada uno de los usuarios tienen sus propias claves privadas y son responsables de sus propios fondos; y ojo, no hay medidas contingentes en caso de que extraviemos nuestras llaves. El beneficio, por supuesto, es la seguridad, ya que nadie más que nosotros podemos controlar nuestras llaves privadas.

En definitiva, para elegir la billetera digital más adecuada para nosotros, debemos considerar nuestras necesidades en un ejercicio de comparación unas con otras basándonos en ciertos criterios clave:

  1. El tipo de billetera que necesitamos. Este factor se basa enteramente en nuestra prioridad. Por ejemplo, si la seguridad es prioridad uno, vamos a comparar hardware wallets; sin embargo, si queremos un acceso rápido y ágil a nuestros fondos digitales, una billetera móvil o web puede ser nuestra opción.
  2. Facilidad de uso. Enviar, recibir y almacenar criptomonedas puede ser complicado y confuso, especialmente para quienes nos iniciamos en este ecosistema. Nuestra billetera debe adaptarse a nuestros conocimientos técnicos y a nuestra experiencia criptográfica. Mientras que los principiantes en criptografía pueden concentrarse en encontrar una billetera que sea fácil de configurar y usar, los más experimentados pueden buscar características y funciones más avanzadas, por ejemplo, intercambios dentro de la misma billetera y transacciones con múltiples firmas.
  3. Seguridad. Sepamos investigar las características de seguridad de nuestra billetera, como la autenticación de dos factores y multisignature. Preguntas como: ¿nuestra clave privada se almacenará en línea o fuera de línea? ¿Esta billetera ha sufrido ataques y violaciones de seguridad?, son muy válidas en este punto.
  4. Soporte de otras criptomonedas. ¿Estamos buscando una billetera que almacene sólo un tipo de criptomoneda como bitcoin, o queremos una billetera multidivisa?  Es una pregunta muy conveniente cuando buscamos una aplicación completa y avanzada para nuestros objetivos a futuro en el mundo digital. Debemos asegurarnos que nuestra billetera sea compatible con las criptomonedas que queremos administrar, sin olvidar que algunas monedas digitales sólo se pueden guardar en la billetera oficial.
  5. Actualizaciones y reseñas. Investiguemos a la empresa detrás de nuestra billetera, ¿cuánto tiempo se encuentra en el negocio?, ¿cuáles han sido sus calificaciones y reseñas por otros usuarios? Aquí es importante mirar si existe el compromiso corporativo para actualizar y mejorar la aplicación continuamente. Con esto evidenciaremos el nivel de confianza de la comunidad con esta billetera.
  6. Costos. Mientras que la mayoría de las billeteras criptográficas son gratuitas, elegir un hardware wallet por ejemplo significa invertir algo de nuestro dinero fiat, sin olvidar los posibles costos por transacción.

¡Todo se reduce a las necesidades de nuestra vida personal!

Vea el artículo original de

Imagen: Itespresso

Vea también

Aprenda a comprar criptomonedas: guía paso a paso sobre los exchanges

Invertir en bitcoin: guía completa para principiantes

Uso de billeteras digitales creció en Brasil, Colombia y México, según estudio

Banco de Venezuela abrió registro de billeteras para criptomonedas: por ahora, solo acepta al petro

Dash lanza nueva versión de su wallet core, en medio de caída libre de su precio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí