Víctor Álvarez sobre negativa del FMI: pagamos consecuencias por inclumplimientos pasados

El pasado 15 de marzo el gobierno venezolano solicitó un financiamiento de $ 5 millones al Fondo Monetario Internacional (FMI), para atender la situación de salud en el país como efecto del COVID-19. La petición fue negada por dudas sobre la legitimidad de Nicolás Maduro.

El canciller Jorge Arreaza informó el pasado 17 de marzo a través de su cuenta de Twitter, respondía a la necesidad de fortalecer el sistema sanitario del país, accediendo a la modalidad específica del Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR), cuyos fondos son dispuestos por el ente financiero para casos de extrema urgencia.

El FMI negó el préstamo. Argumentó no tener clara la situación de legitimidad del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. «El compromiso del FMI con los países miembros se basa en el reconocimiento oficial del Gobierno por parte de la comunidad internacional, como se refleja en la membresía del FMI. No hay claridad sobre el reconocimiento en ese momento», señalaron voceros del organismo.

Opina Víctor Álvarez

El equipo de Morocotacoin conversó con el economista Víctor Álvarez, para conocer su opinión sobre esta situación.

El especialista explicó que la petición que realizó Nicolás Maduro efectivamente se refiere a una figura que pone a disposición el FMI, a todos los países para atender emergencias, pero que tiene el carácter de una deuda a ser asumida por la nación que lo recibe.

Explicó que las decisiones del organismo están revestidas de gran rigidez en cuanto a los protocolos a seguir y permanecen ceñidas a sus marcos regulatorios estrictos, y que además exigen una serie de requisitos por parte de los países que soliciten la ayuda.

En este sentido, indicó que además de que sean miembros, también deben mantener un estado de solvencia con respecto a sus deudas, lo cual no es el caso de Venezuela.

A juicio de Álvarez, la argumentación del FMI en su respuesta es una especie de «pretexto» para negar los recursos que se solicitan.

Vieja tensión

Por otra parte, el economista venezolano señaló que hay que recordar que Venezuela y el Fondo Monetario Internacional, mantienen una relación cargada de mucha tensión desde hace muchos años, cuando el fallecido presidente Hugo Chávez indicó clausurar su oficinas en Caracas y luego llegó a ordenar el retiro de nuestro país.

Posteriormente -continuó explicando- el país ha venido incumpliendo con los requisitos estatutarios del convenio con el FMI, que implica la obligación de proveer informes sobre estadísticas y otros detalles acerca de las reservas internacionales, evolución del Producto Interno Bruto, deuda externa, inflación, desempleo y otros datos de la economía de  Venezuela.

Álvarez agregó que el país tampoco ha permitido las evaluaciones anuales y periódicas que forman parte de las funciones que el FMI despliega enviando misiones técnicas. «La última vez que vinieron a Venezuela fue hace como 10 años en una visita «no oficial», y los acercamientos que se han intentado, no han sido concretados», acotó.

El propio Nicolás Maduro siendo ya presidente -señaló- dijo que no volvería a solicitar recursos al FMI, por considerarlo un acto de traición a la revolución y a la patria, dejando registros públicos, notorios y comunicacionales.

«Entonces ahora estamos pagando las consecuencias de esas acciones. Maduro ha solicitado este dinero como si no hubiera pasado nada. Si Venezuela se hubiera mantenido al día con las obligaciones requeridas para luego pretender acceso a la asistencia financiera del Fondo y no hubiera insistido en tanta opacidad informativa y en tanta tensión, seguramente tendríamos una condición más favorable», puntualizó.

Sanciones por incentivos

Víctor Álvarez se refirió a las sanciones comerciales y financieras que mantiene Estados Unidos contra Venezuela. Afirmó que en este momento de tanta crisis en el reconocimiento de poderes, esas medidas deberían ser sustituidas por incentivos económicos para que el oficialismo y la oposición concreten una coalición que reciba esos recursos y la asistencia técnica de control y supervisión para los mismos.

No obstante aclaró que en 2015 Nicolás Maduro «prácticamente raspó la olla», con los fondos que mantenía Venezuela en el FMI, mediante retiros progresivos para pagar deuda externa, «aún en detrimento de las importaciones de materia prima, insumos, repuestos y otros rubros que requería el aparato productivo nacional», por lo que ese dinero no pude considerarse como «confiscado», sino gastado por el propio gobierno.

«En cuanto a los otros fondos que tienen que ver con empresas públicas, como Citgo, que han quedado retenidas, es donde veo una doble moral por parte de EE.UU. y los países que apoyan las sanciones, porque mientras se dan golpes de pecho mostrando solidaridad con la tragedia que vive el pueblo, endurecen medidas que agravan aún más la situación», indicó Álvarez.

«Ambos sectores, oficialismo y oposición, han perdido la credibilidad frente al manejo de recursos financieros en la nación, por lo que creo que los organismos internacionales podrían mediar en este sentido para cambiar la estrategia y garantizar el buen manejo de los recursos con los que cuente el país para mejorar su situación», finalizó.

Vea también

Continúan las sanciones, EE.UU. agregó 40 aviones de Conviasa a la lista OFAC

Estados Unidos perjudica también a las empresas privadas en Venezuela, dice Víctor Álvarez

FMI: 15 banco centrales estudian lanzar sus propias criptomonedas

FMI: el dinero digital crece día a día en el criterio de los consumidores

Visa, Master Card y MoneyGram continuarán en Venezuela

Venezuela pidió a la OMC revisar sanciones de EE.UU. contra al petro

Moratoria de la deuda y levantamiento de sanciones pide Francisco Rodríguez

¿Se fortalecerá el petro con el respaldo en petróleo líquido? ¿Es legal? Responde el economista Víctor Álvarez

Twitter suspendió cuenta de Sunacrip ¿Nueva aplicación de las sanciones de Trump?